NANI F. CORES

  • Celorrio se retiró voluntariamente del circuito expositivo hace más de una década para "trabajar sin presión y sin que nadie me viera".
  • El crítico de arte estadounidense Robert C. Morgan es el responsable de este regreso del pintor que podrá verse por partida doble en el Colegio de Arquitectos de Madrid y el Centro de Arte Tomás y Valiente de Fuenlabrada.

Celorrio III. Papartus

Hace ahora doce años el pintor Paco Celorrio daba carpetazo y se alejaba de forma radical del circuito expositivo. "Yo tenía exposiciones, tenía catálogo y salía en la prensa especializada, pero me di cuenta de que necesitaba trabajar sin presión y sin que nadie lo viera", explica ahora aquella decisión.

Durante este tiempo, sin embargo, su actividad no cesó, engendrando nuevos trabajos más libres y experimentales. Así se mantuvo hasta que en su camino se cruzó el crítico e historiador del arte estadounidense Robert C. Morgan que tras una visita a su estudio lo tuvo claro y le dijo: "Esto hay que exponerlo".

Dos años ha tardado en convencerlo y poner en marcha dos exposiciones sobre el artista que tienen un único título, Migas en las sábanas, y se inauguran casi de forma simultánea: una de ellas en el Colegio de Arquitectos de Madrid COAM (hasta el próximo 8 de marzo) y la otra en el Centro de Arte Tomás y Valiente de Fuenlabrada (hasta el 4 de marzo).

Celorrio regresa reconvertido en Papartus. "Es un seudónimo con el que firmaba los trabajos que hacía cuando era niño, desde que tenía diez años y pintaba bodegones, paisajes o retratos. Es un rollo adolescente que viene de unir paspartú y Max Papart, un artista que me gusta mucho", aclara.

En total se reúnen 40 piezas distribuidas en estos dos espacios: en la sala Mercadal del COAM podrán verse 25 obras de gran formato que resumen el trabajo realizado durante estos años de retiro voluntario mientras que el CEART se expone una selección de 15 piezas que complementan a las primeras.

La intención del artista con todas ellas es plantear una reflexión sobre el papel del pintor en la sociedad actual y reivindicar la creatividad artística pura. "Estamos acostumbrados a ser maltratados por la política española, que se ha dedicado a aplastar la cultura. Y nos han domesticado", declara rotundo.

En esta doble muestra conviven pinturas tempranas de principios de los años 90 a los 2000, con obras que ha realizado en los últimos dos años. Trabajos tremendamente coloristas, de formas caprichosas y palabras con mensajes muy directos. El resultado de lo que el artista considera como un "baile privado" entre él y su pintura.

Como señala la editora y crítica de arte Rosa Olivares en un texto elaborado con motivo de la muestra: "La intención de Papartus al mostrar ahora este conjunto de trabajos es plantear una idea cotidiana de todo lo que dificulta la creación en libertad del individuo dentro de los circuitos artísticos. Su contenido es intimista y busca un nexo entre el mundo íntimo de sensaciones donde es el color el que nos habla directamente, y la expresión vital de un autor que busca atravesar la idea de abstracción para acercarse a la concreción de ideas aisladas a través de frases como amenazas que trascienden su significado a partir del color y la estructura de las pinturas".

Radio Online



LOWE CREATIiONS