EFE

  • Hay un total de 32 arrestos, 27 en nuestro país y cuatro en territorio balcánico. 
  • En total se han incautado 26.000 billetes falsos de 500 euros y 6.000 más en moneda legal. 
  • La moneda se introducía por medio de compras en establecimientos de lujo. 

La Policía Nacional desmantela una red de falsificación

La Policía Nacional ha desmantelado una organización que desde Bulgaria introducía en España billetes de 500 euros falsos con los que pagaban artículos de lujo que después revendían, en una operación con 32 personas detenidas que habían conseguido inyectar en el circuito unos 200.000 euros ficticios.

Según informa la Dirección General de la Policía, de los 32 arrestos, 27 se han practicado en España y cuatro en Bulgaria, además de varios registros y la incautación de 26.000 euros en billetes falsos de 500 y casi de 6.000 euros en moneda legal.

La operación se inició a finales de 2016 tras detectarse la puesta en circulación de numerosos billetes falsos de 500 euros de procedencia búlgara que eran introducidos principalmente en municipios de la costa mediterránea.

Los agentes iniciaron una investigación, en colaboración con los Mossos d'Esquadra sobre un hombre, el eje principal de la red y conocido de las fuerzas de seguridad.

Era quien encargaba la moneda falsa a un socio en Bulgaria, que compraba la cantidad solicitada a otro hombre en la ciudad de Pazardzik y le pagaba por las falsificaciones el diez por ciento de su valor facial. Las adquiría finalmente a dos hermanos que dirigían el entramado de producción de moneda falsa.

Introducción por medio de compra

Posteriormente, esos billetes llegaban a unas "mulas", personas de confianza que lo introducían en España por vía terrestre o aérea en vuelos comerciales de líneas regulares.

Una vez que el responsable de la organización tenía la moneda falsa en su poder la hacía llegar al circuito financiero por el sistema de "goteo", es decir, a través de compras en establecimientos en los que no se dispone de medios técnicos para la comprobación de los billetes.

De ello se encargaba el mismo líder del grupo o algún "pasador" de su confianza, quienes compraban en tiendas especializadas en productos de marcas de lujo cuyo precio aproximado eran 250 euros y que eran revendidos por un precio ligeramente inferior.

Finalmente, el dinero ya legal que obtenían era remitido en metálico a Bulgaria a través de empresas de envío de efectivo.

Radio Online



LOWE CREATIiONS