EUROPA PRESS

  • VIGO, 8 (EUROPA PRESS)

Grifo, agua, cocina, fregadero

El Ayuntamiento de Vigo ha asegurado que los nuevos análisis realizados este mismo viernes en el agua confirman que es potable "al cien por ciento", pero la Xunta ha alertado de que los datos que ha recibido de Aqualia, la concesionaria del servicio, sitúan los parámetros de hierro "al límite".

El Consistorio vigués ha emitido un comunicado en el que subraya que el agua en Canido, donde la Xunta había detectado niveles de hierro por encima de lo recomendado, "también es potable al 100%". Así, explica que los análisis practicados este jueves, que colocaban los parámetros al límite de la potabilidad, están "por debajo de la norma".

Al respecto, la jefa de la sección de Sanidad Ambiental de la Consellería de Sanidade, Mercedes Domonte Pereiro, ha concretado a Europa Press que los datos remitidos esta misma tarde por Aqualia revelan 514 microgramos por litro de hierro (o partes por billón) a la salida de la ETAP de O Casal, un parámetro que se eleva a 559 microgramos por litro en el punto de la red en Canido donde se habían disparado los valores.

El límite paramétrico del hierro es de 200 microgramos por litro, entre 200 y 600 el agua es apta con no conformidad y a partir de 600 se considera no apta para el consumo. Por consiguiente, la Xunta no adoptará por el momento medidas que restrinjan el uso de agua tanto para beber como para cocinar, pero advierte de que se mantendrá "vigilante".

La jefa de la sección de Sanidad Ambiental del servicio de la Consellería de Sanidade ha asegurado que harán "lo imposible" para "cuanto antes volver a recoger muestras" y practicar los controles que garanticen que el consumo de agua no entraña "ningún riesgo".

En cualquier caso, envió un mensaje "de tranquilidad" a la ciudadanía, porque "no son parámetros tóxicos", sino que el color del agua y el sabor metálico hacen desagradable su consumo, pero "la ingesta baja de hierro no representa riesgo para la salud" y los límites legales "son muy seguros", aunque "no se deben agotar hasta el final".

Esta técnico explicó a Europa Press que las lluvias que están cayendo y las que se prevén para las próximas horas tendrán unos efectos "muy dudosos", porque aumentarán el caudal del embalse, pero a la vez también podrían tener "un efecto arrastre y remover las capas de agua", con lo que podrían aumentar los niveles de sustancias desaconsejadas.

DISCREPANCIAS SOBRE EL ORIGEN

El Ayuntamiento de Vigo ha atribuido los niveles de hierro por encima de lo recomendado detectados en un análisis de agua en el barrio de Canido a una obra realizada en la carretera y ha acusado al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, de saber que ese registro "no tiene relación con la potabilizadora".

El Consistorio vigués, que dirige el socialista Abel Caballero, asegura que el nivel elevado de hierro detectado en Canido "no se debe ni a la sequía ni a la depuradora", sino que está relacionado "con el cambio de un tubo" y ha asegurado que "es algo que conoce la Xunta".

"Feijóo sabe que este registro no tiene relación con la potabilizadora, pero es un ventajista, tramposo y mentiroso", afirma el Ayuntamiento de Vigo, tras la rueda de prensa en la que el delegado territorial de la Xunta, Ignacio López-Chaves, advirtió de que "no solo hay un problema de la cantidad de agua" debido a la sequía, "sino de la calidad del agua" porque la planta de O Casal, que es competencia municipal, "está desfasada" y presenta "deficiencias estructurales".

No obstante, fuentes de la Xunta han asegurado a Europa Press que la obra que fue comunicada al inspector se realizó en Orillamar y que los técnicos sostienen que, en cualquier caso, "podría afectar al parámetro de la turbidez, pero no al de hierro".

Sin embargo, el Consistorio vigués proclama que "Feijóo sigue mintiendo, sembrando la inquietud entre la ciudadanía, porque sabe que el agua de Vigo es potable, tal y como confirmaron los análisis efectuados hoy".

"El problema de la sequía en Vigo es la falta de agua en la presa de Eiras y no la potabilizadora, que en condiciones normales es quien de potabilizar para Vigo, Moaña, Cangas y Redondela con resultados óptimos", afirma el consistorio, que agrega que si la Xunta hubiese hecho el trasvase "comprometido en 2011" no se habría llegado hasta la situación actual. "En Vigo no lo hicieron y en A Coruña sí", se queja.

SITUACIÓN EN OTROS AYUNTAMIENTOS

Aparte de en el barrio vigués de Canido, la Consellería de Sanidade detectó parámetros por encima de lo aconsejado en los municipios pontevedreses de Moaña, Redondela y Soutomaior.

Ahora deben ser los gestores de los servicios municipales de agua los que trasladen sus propios datos para confirmar si se ratifican estos parámetros anormales. En caso de que se confirmase que se superan los valores máximos permitidos en las próximas 24 horas, la autoridad sanitaria podría desaconsejar el consumo humano y así se lo recomendaría a los ayuntamientos correspondientes, que son los encargados de comunicar a los ciudadanos la situación.

Por el momento, Sanidade ya ha informado a las consellerías de Educación y de Política Social para que tengan preparadas medidas alternativas para aplicar en sus centros. Además, el Gobierno gallego, extremó la vigilancia sobre la potabilidad de los abastecimientos también en Cangas, Vincios y Mos, además de en Vigo, Redondela y Moaña, debido a las "deficiencias" detectadas en la potabilizadora de O Casal.

Radio Online



LOWE CREATIiONS