NANI F. CORES

  • El artista catalán ha sido elegido por el Prado para elaborar el cómic: Idilio. Apuntes sobre Fortuny, que sirve como anticipo a la gran retrospectiva sobre el pintor decimonónico que se inaugura el próximo 21 de noviembre.
  • Las obras que dan forma a ese cómic se presentan también en forma de exposición hasta el próximo 3 de diciembre en esta sala de exposiciones de Valladolid. 

Una de las páginas de 'Idilio. Apuntes sobre Fortuny'

A mediados de los años 80, Javier Montesol (Barcelona, 1952) visitaba la Sala Nonell de Barcelona y se quedaba prendado de un álbum inédito de Mariano Fortuny (1838-1874) compuesto por aguadas y apuntes de acuarela. "Era un Fortuny básico y desnudo, lejos del estilo teatral, escénico y goyesco que le daría el éxito. Para mí, que venía de la modernidad y de las vanguardias, significó un punto de conexión con el conocimiento clásico. La viveza de su trazo otorgaba al arte esa capacidad de captar con intensidad el instante", cuenta el pintor y dibujante catalán.

Treinta años después, el destino les ha vuelto a unir gracias a un proyecto artístico. Montesol ha sido el artista elegido por el Museo Nacional del Prado para elaborar su tercer álbum de cómic, Idilio. Apuntes sobre Fortuny, que sirve como anticipo a la gran retrospectiva sobre el pintor decimonónico que se inaugura el próximo 21 de noviembre y sigue la estela de El tríptico de los encantados (una pantomima bosquiana) de Max (2016) inspirado en El jardín de las delicias de El Bosco y El perdón y la furia (2017), de Keko y Antonio Altarriba sobre la obra de Ribera.

Sin embargo, al contrario que sus predecesores, que mantenían su propio estilo, el autor decide mimetizarse con la estética del pintor. "Montesol realiza una elección valiente, ya que se aleja conscientemente de su trabajo anterior como historietista, y especialmente, de la corriente estética más generalizada en el noveno arte, en la que prima la línea frente a la mancha y la síntesis frente a las gradaciones de luz y color. Dicho de otra manera, consigue que Idilio. Apuntes sobre Fortuny sea un trabajo experimental y de vanguardia, en el que se introduce la esencia de la pintura en las páginas de un cómic", dice el comisario Asier Mensuro.

Ahora, las obras que dan forma a este cómic se presentan también en una exposición: Idilio. Apuntes de Fortuny, que puede verse en la Sala Municipal de Exposiciones de las Francesas de Valladolid, hasta el proximo 3 de diciembre. Un trabajo que, además de adoptar el trazo grueso de Fortuny, se ambienta a mediados de los años 70, momento en que una generación se cuestionaba todo y en la que suenan ecos de la Beat Generation, Paul Bowles, Muerte en Venecia y la música de Bowie.

"He descubierto muchas cosas de Fortuny. Sobre todo la riqueza, la experiencia vital de enfrentarte con la realidad, encararte con otro ser humano cuando tomas apuntes al natural, ese conocimiento no lo supera nada. No hay ordenador ni fotografía que te acerque a esa experiencia única de contacto con otro ser humano. Antes los pintores se formaban enfrentándose a la realidad. Hoy en día parece que los artistas, tenemos miedo de enfrentarnos a esa realidad. En parte porque la realidad es muy agresiva. Me acerco a Fortuny porque tengo acceso a sus apuntes y veo cómo trataba la realidad, con estas manchas, estos claoroscuros. Estas insinuaciones, porque con una mancha y dos líneas ya representaba una playa en la que hay unos árabes... Para mí ha sido un placer fundirme con su estilo para tratar esta historia", señala.

Padre junto al editor Juan José Fernández de Star, que fue la primera revista española de cómic underground, y miembro del grupo de dibujantes El rollo enmascarado, a finales de los 80 decide dedicarse de lleno a la pintura y cumple esta promesa hasta 2011, momento en que regresa con fuerza a la novela gráfica con Speak Low.

Por su parte, la exposición antológica Mariano Fortuny (1838-1874) podrá verse en las salas A y B del Prado a partir del 21 de noviembre y se estructurará en un recorrido articulado de forma cronológica por sus aportaciones como pintor, acuarelista, dibujante y grabador, junto a las que se exhibirán también ejemplos de la exquisita colección de antigüedades que atesoraba en su atelier, algunos de ellos conservados hoy en las más importantes colecciones arqueológicas del mundo.

Junto a obras de las colecciones del Prado como Los hijos del pintor en el salón japonés, podrán disfrutarse otras que en raras ocasiones han salido de sus lugares de procedencia como La vicaría (MNAC) o La elección de la modelo (National Gallery de Washington).

Radio Online



LOWE CREATIiONS