EUROPA PRESS

  • Las víctimas eran "conscientes" de que el acusado les perseguía.
  • El presunto autor tenía en su casa armas ilegales.
  • Hallan a una pareja muerta por arma de fuego en Arbo.

Audiencia Provincial de Pontevedra

Una veintena de testigos han comparecido este martes en la Audiencia Provincial de Pontevedra durante la segunda sesión del juicio por el doble crimen de Arbo, donde han descrito al procesado, Arturo D. S., como un hombre "obsesionado" con su excompañera sentimental que fue hallada muerta de un disparo en la cabeza en el interior de un coche, junto su nueva pareja Sergio Rodríguez, en julio de 2015.

En su relato, los familiares de las dos víctimas también han añadido que el acusado maltrató y amenazó a su ex, y que la vigilaba y seguía "constantemente" al rematar su relación sentimental.

"Me llegó a decir que si no era para él no era para nadie", ha asegurado la hermana de la mujer asesinada. "También me dijo que le iba a pegar un tiro a los dos y a enterrarlos con una pala", ha contado.

Esta testigo explicó que las víctimas eran "conscientes" de que Arturo les perseguía "continuamente" y que su hermana tenía "miedo" sobre todo por su hija ya que la amenazaba con quitarle la custodia de la niña. "Tiene que estar conmigo. Si algún día está con otro yo le pego un tiro", le llegó a decir el acusado "en mi propia casa", según ha relatado a preguntas del fiscal.

El propietario del bar en el que trabajaba la fallecida detalló que la joven "llegó varias veces sin cenar y toda golpeada" y un amigo del acusado, con el que solía salir a cazar, ha añadido que el día del crimen "no era el Arturo de siempre" y que lo encontró "muy raro y desorientado". Además, ha dicho que en su casa tenía armas ilegales y que la víctima le contó las amenazas.

Varios amigos del procesado reconocieron en su comparecencia en ante la Sección Segunda de la Audiencia que habían acompañado al acusado en varias ocasiones en su vigilancia a su ex, y uno de ellos indicó que el día del crimen tomó algo con el acusado en el bar en el que trabajaba la chica y que a continuación fueron a Portugal, a unos quince minutos de distancia en coche.

El juicio se retomará este miércoles con la declaración de los agentes de la Guardia Civil que investigaron el crimen.

Radio Online



LOWE CREATIiONS